Granada, la dieta de la alegría


La última escapada culinaria de golditas ha sido a Granada. Hemos disfrutado de olor a especias y cuero del centro, de las vistas al Albaycín y Sacromonte desde la Alhambra, del color de sus naranjos, nos hemos perdido por muchos callejones llegando a lugares mágicos y, sobretodo, hemos probado su cocina. Una mezcla divina llena de sabores españoles y árabes, de fusiones deleitando nuestros paladares.

Vistas de Albaycín y Sacromonte desde la Alhambra

Os recomendamos que disfrutéis de la famosa caña y tapa en tantos sitios como podáis, tanto al sol en la Plaza de la Trinidad como en cualquier callejuela de la ciudad. A nosotras nos ha gustado especialmente un localito de la calle Elvira que se llama Babel World Fusion. La carta es una delicia y el ambiente del sitio merece la pena.

Plato de la carta de Babel

Otro lugar que recomendamos 100% es Oumkalsum, cocina árabe de la mejor calidad ¡no os lo podéis perder! Además los encargados son un encanto. Si queréis seguir disfrutando manjares, podéis visitar además el Poë o el Nido del Buho.

Tapas en Oumkalsun (Foto de Tripadvisor)

Para relajaros disfrutando de unas buenas vistas mientras tomáis un rico té o refrescante batido, podéis subier hasta la terraza de la Tetería Ábaco. Suele estar bastante llena y hay que esperar a tener sitio, pero merece la pena.

Vistas desde la terraza de Ábaco

Como sugerencia, podéis terminar el día a remojo en una de los baños árabes que ofrece la ciudad. Los baños Hamman son una buena elección.



Para despedirnos, os escribo una frase muy sabia que leí en una de las calles del Barranco del Abogado de Granada:

«  La dieta de la alegría: 
una sonrisa por la mañana, 
un agradecimiento por la noche »









@golditanora









Euskadi: Paraíso para gold@as

Hace tiempo que no viajo con vosotros. En cambio, un sinfín de lugares se han topado conmigo en estos dos años casi. Lugares que se han quedado muy dentro de mí. Uno de esos sitios ha sido el País Vasco como podéis imaginar por el título de la entrada. 

Os podría hablar de tantas cosas de este pequeño rincón de España que me dejaron enamorada... Pero no terminaría nunca. Sólo puedo decir: ¡Id y descubrirlo!

En futuras publicaciones conoceremos más profundamente estos lugares, mientras tanto aquí tenéis un avance :)

LA VIÑA DEL ENSANCHE



BAR ARANTZALE



ITXAS BIDE TABERNA


ASCAO BERRI






@golditamaria







Verde que te quiero verde

Llega la primavera y con ella las ganas de comernos platos frescos y sabrosos, y ¿qué mejor que una buena ensalada? ¡Aquí van algunas ideas!




 Ensalada templada de uvas, queso fundido y cebolla caramelizada

Ingredientes

Lechuga cortada a tiras
Uvas pasadas a la sartén
Queso de cabra pasado a la sartén
Cebolla caramelizasa

Aliño

Aceite de oliva
Miel
Sal




Ensalada de rabanitos, pasas y parmesano

Ingredientes

Lechuga de cualquier tipo
Parmesano cortado a grandes trozos
Rabanitos cortados muy finitos
Pasas

Aliño

Vinagre de módena
Sal



Ensalada de pepino

Ingredientes

Rúcula
Zanahora a tiras
Rodajas de pepino
Láminas de parmesano
Puerro fresco cortado a tiras finas

Aliño

Hierbas provenzales
Aceite de oliva
Sal




@golditanora

Zaraguai


Vista de El Pilar
desde la Calle Alfonso

Hablar de la ciudad en la que he crecido me llena de orgullo. Mi relación con ella ha pasado por varias fases. Hoy, en la distancia, estoy en aquélla de exaltación y adoración del lugar natal.

Y es que Zaragoza es mucha Zaragoza. Es grande, pero pequeña. Su tesoro son sus gentes y su carácter es el cierzo: viento que recorre el valle del Ebro y levanta todos los sombreros. En invierno hace mucho, pero que mucho frio, y en verano mucho, pero que mucho calor. Los extremos le gustan a la maña. 

Zaragoza tiene encanto. Cada vez está más bonita, lo que atrae al turismo. Últimamente, la llegada de estudiantes Erasmus ha dado un toque cosmopolita a la ciudad, nunca antes acentuado. La llegada del tranvía ha desmantelado calles y avenidas, por lo que la Zaragoza de hoy no tiene nada que ver con la de hace unos años. A pesar de las muchas ventajas, lamentablemente este cambio ha traido consigo una disminución significativa del número de árboles en la ciudad, cortados a favor de las nuevas infraestructuras. En todo caso, mi trabajo aquí no es tanto hablaros de planes urbanísticos, como explicaros el latido de la ciudad y hablaros de sus rutas y platos. Por eso, vamos al lío... ¿qué ver en Zaragoza? ¡Empezamos el paseo por los puntos más emblemáticos de la ciudad!


Plaza del Pilar

Pasear por el casco histórico de Zaragoza es una bonita experiencia, desde la Plaza del Pilar, pasando por la Calle Alfonso o el Mercado Central modernista de la ciudad. La Seo y la Basílica del pilar son impresionantemente bonitas, y el arte mudéjar característico de la ciudad puede apreciarse en diversos puntos, como por ejemplo la torre de la iglesia de la Magdalena. También pueden visitarte las ruinas romanas de la antigua Caesar Augusta y el anfiteatro romano. El Teatro Principal, en la calle del Coso, es otra de las joyas zaragozanas.

Arco del Deán

Ejemplo de arte mudéjar,
torre de la Magdalena 

Teatro principal de Zaragoza

Fuera de su casco histórico, Zaragoza ofrece varias atracciones, como son la visita al palacio de la Aljafería o el Parque Grande. En cuanto a arquitectura moderna, podéis pasaros por el recinto de la Expo 2008 y admirar los pabellones de la exposición universal.

Patio del Palacio de la Aljafería
Parque Jose Antonio Labordeta,
o simplemente Parque Grande

Por tener, en Zaragoza tenemos hasta un geysher. Está en el barrio de Casablanca, a un ligero paseo del centro. Es un sitio agradable, con espacio verde y cafeteria, donde poder pasar una buena tarde al sol.

Geysher de los
depósitos de Casablanca



A parte de lugares emblemáticos y bonitos paseos, os estaréis preguntando ¿qué comer y dónde? He aquí mis imprescindibles culinarios en Zaragoza, una lista siempre abierta a descubrimientos:

  • Los quesos de 111 Quesos : Quesos buenísimos con vinos, panes y mermeladas igual de buenas. 111 Quesos es una pequeña tienda-fromagerie en la que, además de comprar quesos, podéis tomaros un aperitivo en su terracita de fuera. Está en la zona de la Romareda, justo al lado de la entrada principal del Parque Grande. Su dirección es Porches del Audiorama, en la Plaza Emperador Carlos IV.
Queso aragonés Estrel,
disponible en 111 Quesos

Auténticos bocaditos de Raclette
en 111 Quesos


  • Ir de tapas por el Tubo : Pasarás un buen rato de bar en bar probando tapas, tenéis muchos donde elegir. Mis favoritas: las croquetas de boletus de la Taberna Doña Casta y los champiñones a la plancha de La Cueva de Aragón.

  • También son lugares de tapeo la zona de Bretón, al lado de la ciudad universitaria (donde La Papa Arrugá es parada obligada), y la zona de la magdalena.

  • El Dumbo : Ah... de las primeras visitas que hago cada vez que llego a Zaragoza. Comida Siria cocinada magníficamente ¡qué delicia!

    • No hay muchos, pero los restaurantes vegetarianos de Zaragoza son buenos. Me encanta especialmente La Birosta, situada en la zona de la Magdalena y quienes además hacen muchísimas actividades. El restaurante Baobab, al lado del campos universitario, es otro de mis favoritos. 

    • Otros de mis sitios favoritos para comer platos vegetarianos, aunque su carta no sea 100% veggie, son Barrio Sur y La Marula. Si lo que buscaís es un mítico zaragozano, id a La Mejillonera o al Calamar Bravo, y probad sus patatas bravas y pimientos del padrón. Por otra parte, las hamburguesas vegetarianas del Cebrián y del Jalos están muy buenas.

    • En verano, disfrutad de las terrazas que la ciudad ofrece. Las Ocas y El Corazón Verde, en el Parque Grande, son una buena elección.

    • Si lo que os apetece es tomaros un café o té tranquilamente, Minami y el Café Botánico son de lo más agradable. La Terraza, tanto en verano como en invierno, es uno de mis sitios preferidos en Zaragoza.


      En cuanto a actividad cultural, Zaragoza tiene cada vez más conciertos y actividades interesantes.  La mayoría de eventos están recogidos en la web Red Aragón. Recientemente, el centro musical de las Armas ha dado mucho vida a la ciudad. Además, podéis visitar los museos de Caixa Forum, el Museo Pablo Gargallo o el Camón Aznar, entre otros.


      Si tenéis la suerte de estar varios días por la zona, en la provincia de Zaragoza hay bonitos sitios que ver como el Monasterio de Piedra, la laguna de Gallocanta o el antiguo pueblo de Belchite. También os aconsejo ir a Huesca, con sus fantásticos Pirineos, y a Teruel con sus preciosos pueblos y paisajes. En todo caso, tenemos previsto hacer una entrada específica sobre Aragón más adelante, en la cual hablaremos de todo ello.


      Como broche final, os dejo el legado de uno de los aragoneses modernos más ilustres, Jose Antonio Labordeta. Su Himno a la libertad es para muchos fuente inspiración.









      @golditanora















      Nota: La mayoría de las fotos han sido tomadas de diversas páginas de internet.

      Tostadas de rabanitos y mantequilla

      He aquí la tapa con la receta más simple de la historia de este blog. Tan sólo necesitamos cuatro ingredientes:

      • Rabanitos
      • Mantequilla de buena calidad
      • Pan tostado
      • Sal 

      Es una receta típica de Francia. No dudéis en probarla, el contraste en la boca de los rabanitos con la mantequilla, el pan tostado y la sal forman un bocado exquisito.


      Tapa de rabanitos
      y mantequilla

      Bon apétit!

      @golditanora




      Pragaíso



      Praga quita el aliento. Todo el que pasea por sus calles queda prendado de su belleza. Y es que es bonita a rabiar. Con sol o lluvia, nieve o calor. Praga te atrapa y no te suelta, así es ella. A mi me pasó hace ya tiempo, por eso no puedo dejar de contaros algunos de los imprescincibles praguenses, gastronómicos o no, que he ido descbriendo. Allá vamos...



      Imprescindible nº : Tour por Praga con PRG Tours

      Súper imprescindible para conocer la verdadera Praga. Os recomiendo fervientemente poneros en manos de mis buenos amigos y mejores guías de PRG Tours. Son una cooperativa independiente de guías muy preparados, con larga experiencia y, sobretodo, con muchas ganas de descubriros la ciudad. Organizan tours diarios es español por la ciudad y por el castillo de Praga. Para el tour por la ciudad, funcionan con el sistema de free tour, es decir, el tour no tiene un precio fijo sino que el precio lo fijas tú mismo al finalizar el tour, según tu grado de satisfacción (¡os aseguro que será muy alta!). El free tour de la ciudad comienza cada día a las 10h, 11h y 14h. El tour del castillo a las 11h y a las 15h. Los dos tours duran aproximadamente tres horas cada uno. Ambos salen desde los paraguas  morados desde la Calle Celetná 3Esta calle es la que une la Plaza de la Ciudad Vieja (Staroměstské náměstí) con la Torre de la Pólvora. 

      Además del free tour de Praga, organizan tours privados a vuestra medida, así como excursiones de día al cercano pueblo de Kutná Hora, antigua capital del reino de Bohemia, y al campo de concentración de Terezín


      Podéis reservar todos vuestros tours aquí.




      Imprescindible nº : Pivo


      ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? Pues eso mismo nos preguntamos con el pan y la cerveza checos. En todo caso, la cerveza en Replública Checa es oro líquido. En prácticamente cualquier lugar podréis degustarla. Los checos son uno de los pueblos que más cerveza per cápita consumen, y  no sin falta de razón, la cerveza está riquísima. En Praga, prácticamente cada bar cuenta con sus  propios tanques de cerveza, lo que hace posible que esté fresquísima. La hay para todos los gustos y paladares. Personalmente me encanta las cervezas no pasturizada y no filtrada, las cuales no se exportan. La cerveza negra es otro mundo aquí en República Checa, nada que ver con la que acostumbramos. Os recomiendo hacer la cata de cervezas que proponen los chicos de PRGtours. Aprenderéis un montón de cosas y curiosidades y probaréis todo el abanico de cervezas que la ciudad ofrece. Por ejemplo, ¿sabías que la Budweiser es originariamente checa y no estadounidense? 


      Jedno pivo , prosím! 
      O lo que es lo mismo,
      ¡una cerveza por favor!



      Imprescindible nº : Chleb


      El pan checo. Los checos tienen una variedad amplísima de pan, os recomiendo perderos en el supermercado y probar todos los que podáis. Los hay de todas las formas y tamaños, integrales o no, con pasas, con chocolate o con semillas de amapola. 




      Imprescindible nº : Brambory


      Las patatas son guarnicion de casi todo plato checo que se tercie. En puré, fritas, en tortitas o hervidas, los checos tienen arte cocinándolas. A mi me encantan las patatas fritas con tres salsas (y todo el menú en general) de Atmosphere, acompañadas de una buena cerveza checa. El menú está en inglés, pero en todo caso en checo este plato se llama Plátky.  

      Plátky (Foto de internet)


      Imprescindible nº : Hermelín


      El hermelin o queso marinado. En cada casa lo maceran diferente, a veces con ajo, con hierbas aromáticas, con frutos secos... y se acompaña con una guarnición de cebolla, pepinillos dulces o demás verduras. También podéis tomarlo frito. Os recomiendo tomarlo en U vystřelenýho oka, donde además podéis escuchar buena música y disfrutar de un servicio amable.

      Hermelín (Foto de Internet) 


      Imprescindible nº : Checadas


      Y nada mejor que acompañar nuestra cerveza con una buena comida checa. En general, casi todo lo vegetariano es frito o en sopa (polevka). ESmažený sýr, queso eidam frito, con salsa tártara es de lo más típico. Lo venden incluso por la calle en forma de hamburguesa. También el hermelin lo rebozan. Los champiñones fritos son mis favoritosPor supuesto, el pan también slo fríen, transformándose en Lángos. Se le añade un topping de queso, ketchup, salsa tártara o cualquier cosa por encima y a comer.

      Cocinan mucho con especias y con semillas de amapola. Hacen una pasta dulce de la que están orgullosísimos. También lo están de sus Kendlíky, una especie de pan hervido que acompaña al plato principal, y de los Ovocné knedlíky, la misma masa rellena de fruta. 

      Siguiendo con lo dulce, pero esta vez de postre, está el Trdelníkun rollo dulce que normalmente se toma en la calle. Los Palačinky son una especie de crêpes rellenas de diferentes ingredientes.

      Mis sitios favoritos para comer checadas son: Restaurace Karlúv sklep, en la Zona de Karlovo Namesti,  U Provaznice, en el mismo Mustek, y U vystřelenýho oka, en Zizcov. 

      A parte del hermelín, el resto de quesos checos también son muy dignos de probar. Normalmente es de vaca y son ahumados. Se los comen como aperitivo. Por cierto, en Zaragoza podéis encontrar quesos checos únicamente en 111 Quesos, vuestra fromagerie en los Porches del Audiorma de la Romareda, ¡están riquísimos!

      Syr


      Imprescindible nº : Chai a Cocolada


      Té y chocolate caliente. Si os apetece hacer una pausa y descansar de tanta belleza arquitectónica, podéis relajaros en el Cafe Montmatre, el Gran Café Orient, Café Lucerna o el Cafe Louvre. En República Checa es muy típico tomar té. Lo tienen de todo tipo y de todos los sabores. El té de gengibre es una de sus especialidades. Para los golosos, el mejor chocolate caliente que he probado en Praga está en Choco Café. Otro sitio que también me gusta mucho es Bakershop, todo lo salado y dulce está buenísimo, eso sí, para ser Praga se va de precio.

      Tartas de Bakershop
      Chocolates de Choco Café


      Imprescindible nº : Pizza


      Las pizzas del metro, una perdición. Pizza Pigy en Hradčanská y Pizza Company en las céntricas paradas de Namesti Míru o Mustek (y en muchas otras).  Las venden enteras o por porciones, y su olor imprengna en metro. Difícil resistirse, especialmente a la de champiñoes, con crema fresca de queso y cebolla.



      Imprescindible nº : Vistas panorámicas 


      Uno de los imprescindibles más importante. Praga es montañosa y alberga unas vistas preciosas dese diferentes puntos de la ciudad. Podéis subir al Castillo, Petrin, visitar Riegrovy Sady (de mis favoritas), pasear por Letná, ir a KrizicovaParukářka o Vysegrad para disfrutar de unas bonitas vistas. 

      Vistas desde Petrin

      Vistas desde Letná



      Imprescindible nº : Party time

      No os vais a aburrir. Desde jazz en directo, a reagge pasando por canciones típicas checas. En praga hay donde elegir. Una pequeña muestra de a donde podéis ir: Cross Club, Meetfactory,  y Akropolis, para pasar toda la noche en ellos. Música en directo y buen ambiente. Os encantarán. Para tomar algo en plan tranquilo, un sitio peculiar es Vzorkovna o Dobrá Trafika. Si buscáis un súper típico checo, id a Nadrazka. Si en cambio lo que os va es el bailoteo máximo, están Friends, VagonRoxy y la famosa discoteca más grande de Europa Karlovy Lazne.

      Entrada de Cross Club (Foto de internet)



      Imprescindible nº : Ópera

      Last but not least (último pero no por ello menos importante). La Ópera de Praga es buena, bonita y barata. Podéis comprad las entradas directamente en la web del Narodí Divadlo. También de ballet y teatro.  Hay un total de tres teatros donde se representa ópera en Praga, todos ellos verdades joyas de arte: El Narodní Divadlo, Statní Opera y Stavovské Divaldo.

      Interior del Teatro Nacional


      ๑  ๑  ๑  ๑  


      En realidad, hay infinitos imprescindibles en esta ciudad... La isla de Kampa, el barrio de Zizkov y sus bares (Bukowsky, Akropolis, etc..), las tiendas vintage de segunda mano de Vinohrady, los beer garden de sus parques o a orillas del Moldava, los cines o Kinos alternativos, sus festivales, y un largo etcétera. Por eso,  perdéos en sus calles, entrad a sus hospodas y bares, comed sus platos, bebed su cerveza, escuchad su música y, en definitiva, sentid el pálpito de la Praga con cada paso que deis.


      Plaza de la ciudad vieja de praga.
      A la derecha el Reloj astronómido en el antiguo Ayuntamiento.
      En frente, empezando por la izquierda, el Palacio Golz-Kinsky,
      la Casa de la Campana, y la Iglesia de Tyn.




      @golditanora

      Pest y Buda, Buda y Pest

      Vistas desde el puente de acceso a la
      Isla Margarita

      Se alza a orillas del Danubio recordando que tiempo atrás fue capital de un gran Imperio. El Parlamento a la izquierda en Pest, y el Castillo y el Bastión de los Pescadores a la derecha en Buda. 

      Budapest me da la sensación de ser dos ciudades en una. No por el tópico histórico de Buda y Pest, sino porque es decandente de día y joya de luz de noche. Sus edificios son grandiosos, pero están poco cuidados; sus tranvías y metros son viejos pero funcionan de maravilla; y la pobreza se ve en cada esquina, pero tiene ese toque alternativo que tanto gusta, y la ciudad está llena de vida. 

      Los termas de Budapest son simplemente maravillosas. Una hora a remojo entre aguas a diferente temperatura y de diferentes propiedades deja la piel, y sobretodo el alma, tan ligeras como depués de una intensa clase de yoga. En un viaje anterior, visité las de Szechenyi y me encantaron sus piscinas exteriores. Esta vez fuimos a los baños de Rudas y me fascinaron igualmente.  

      Rudas Baths

      Szechenyi Baths

      Aunque mi visita no se haya marcado por lo culinario, os recomiendo algunas cosas que me han gustado. Para probar comida húngara me temo que no hay demasiado donde elegir para los vegetarianos. Son típicos los champiñones rebozados, la ensalada dulce de pepino, el camembert gratinado y la col. Podéis probarla en Drum Café. En general la cominda húngara es muy parecida a la checa y la eslovaca. Incluso su dulce más preciado, el Kürtőskalács, tiene su doble checo (en checo Trdelník). La variante es el precio, basante más barata la versión húngara, y la posibilidad de elegir entre varios sabores: chocolate, coco, vainilla, canela, almendras o natural. 

      Kürtőskalács

      Me gustó comer en Hummus, donde todo estaba buenísimo y eran muy amables. Los hay por todo Budapest, puesto que es una cadena, así que seguro que os cruzáis con alguno. También probé los Štrukle, rollos de hojaldre rellenos de patata, cebolla y pimienta. Están riquísimos, recuerdan bastante a nuestra tortilla de patata. Valen tan solo un euro, sacian muchísimo. Son de origen croata y los puedes encontrar en las tiendas Mlinar, en las cuales, por cierto, nos atendieron fatal. 

      Štrukle


      Donde mejor cenamos fue en Marxim, un pequeño bar restaurante que satiriza el comunimo. Está en Buda, al final de una calle oscura en la que se ve a lo lejos una gran estrella roja de neón. La carta es divertidísima y la gente que lleva el bar super simpática. Las patatas fritas y los pita están buenísimos, también las pizzas. Al iros, además de la obligada propina, tenéis que dejar vuestra huella en sus paredes, llenas de mensajes de todo tipo. 

      Más que por su comida, Budapest es conocido por sus ruin bars, casi todos en Pest. El más famoso de todos ellos en Szimpla, tan alternativo como lleno de turistas. Es grande, de dos pisos, e incluso cuenta con coches en el jardín en los que podemos sentarnos a tomar nuestra cerveza. La música está muy bien y el sitio está genial para una noche de fiesta. Eso sí, a las tres de la madrugada cierra. Hablando de fiesta no puede faltar el Palinka en vuestra mesa, un licor fortísimo húngaro. 

      Foto de la entrada de Szimpla,
      una del interior sería spoiler 


      Otros sitios para salir de fiesta son el Hello Baby, en Oktogon, o Corvitento en Blaha Lujza Ter (con su terraza y pagando entrada). También en Blaha Lujza está escondido Művelődési Szint [MÜSZI], bar al que tenéis que llamar al timbre de una vieja puerta para poder entrar (cada vez que he ido la puerta estaba pintada de diferente color). Está en el último piso y es genial para charlar un rato. También hacen conciertos.

      Además de a las termas y los ruin bars hay otra parada obligatoria en la ciudad. Se trata de The House of Terror,  antigua sede nazi y posteriormente comunista, hoy en día museo que trata la ocupación comunista y nazi en Hungría. Es un museo duro, al que hay que ir preprado mentalmente para todas las atrocidades que conoceremos sobre los gulak comunistas y el exterminio nazi, pero definitivamente imprescincible. En la ciudad hay además varios puntos en memoria a las víctimas, como las esculturas de zapatos a la orilla del Danubio o el memorial en la Gran Sinagoga. 

      The house of Terror
      Monumento a los judios asesinados
      en el Danubio

      Un último consejo: comprad tickets de transporte, no viajéis sin ticket o con ticket inválido. En Budapest hay más revisores que estrellas en el cielo. 


      @golditanora